La cuestión social en el siglo XIX: La odisea de comer cada día

cfc00a0a-c263-45d8-a2ea-510b62999917.jpg

 

Artículo de José Ortega Muñoz, Doctor en Historia Contemporáneafotoperfil.jpg y miembro del Grupo de Investigaciones Históricas Andaluzas (Universidad de Málaga).

Asistimos durante el siglo XIX, y con mayor dureza en los años finales del reinado de Isabel II, a una etapa donde el hambre se extiende por prácticamente toda Europa. Aunque con menor frecuencia  que en el  Antiguo Régimen, las crisis demográficas siguen produciéndose, resultando fatales los  años  en  que  coinciden  una  mala  cosecha  con  la  aparición  de  alguna epidemia.

Para los componentes de la base de la pirámide social, las condiciones de trabajo no admitían mucho más que la mera subsistencia; los sueldos eran bajos, el trabajo severo y arduo, y la familia demasiado amplia para poder atenderla en adecuadas circunstancias. Se hacía necesaria la colaboración tanto de la esposa como de los hijos, que aun integrados en el mercado laboral,  no  garantizaba  alcanzar  unos  recursos mínimos de subsistencia.

¡Continúa leyendo el artículo desde nuestro perfil en issuu!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s